Ágora Consultora ECO | ¿Qué está cambiando en Tu Vida, Ahora mismo?
1057
post-template-default,single,single-post,postid-1057,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¿Qué está cambiando en Tu Vida, Ahora mismo?

¿Qué está cambiando en Tu Vida, Ahora mismo?

Pensar en el aquí y el ahora. Crear el escenario, librarte a la Vida, crecer, desarrollarte, Vivir!!!

Es tan grato ese instante cuando tomas consciencia de la Vida, del ambiente, de la ecología…

Este último fin de semana estuve en un intensivo en mi formación de Coaching. Una dinámica excepcional fue movilizante, y fue en ese instante que comencé a escribir este artículo, a través de un disparador: ¿Qué está cambiando en mi vida, ahora mismo?

Te pregunto: ¿qué está cambiando en Tu Vida, Ahora mismo?

Diseñar una Vida Plena: ¿qué significa?

Es importante ser consciente de tus necesidades tanto físicas cuanto emocionales y espirituales. Los tiempos de transición y de cambios (incluso para mejor!) pueden -en ocasiones- ser conflictivos, y a veces nos quedamos sin saber qué pasos tomar, hacia dónde ir, cómo enfrentarlos…

En coaching hablamos del C.E.L.E.E. (Cuerpo, Espíritu, Lenguaje, Emociones, Energías); estos componentes son parte de nuestra integridad sistémica, de nuestro entorno y vivencias naturalmente humanas. Interviniendo sobre estos elementos intervenimos sobre nuestro Ser, sobre nuestra Plenitud.

Existen infinitas formas de “intervenir” en C.E.L.E.E., la forma depende de qué es lo que te moviliza, lo que te motiva, lo que te apasiona, recuerdas lo que decíamos en meditación en 5’ para trabajar tu pasión interior? A continuación te propongo cinco trucos que puedes utilizar para centrarte en esos momentos en que el mundo a tu alrededor parece estar “zumbando a la velocidad de la luz”!

  1. Tómate tiempo para ti mismo, para auto-analizarte en cómo te sientes, tanto física como emocionalmente

A menudo, cuando las transiciones son grandes o inesperadas, tendemos a sentirnos “entumecidos” en respuesta y como una forma de auto-protección al estrés o al dolor producido por la situación. Prueba de ello es la respuesta que da nuestro cuerpo al estrés y a los cambios intensos. Llegada esa instancia crítica de respuesta corporal y te encuentres auto-preguntándote: «y ahora… ¿qué sigue?» en medio del cambio, lo que quizás debieras preguntarte es: «¿Cómo me siento?»

Una vez que asimilas con precisión lo que estás sintiendo en tu cuerpo físico, así como en tus emociones, se puede entender mejor lo que viene a continuación. Tal vez hay una gran decisión que tomar. Tal vez te das cuenta de que no has comido sanamente en mucho tiempo. O podrías concluir que tu cuerpo se siente rígido y que se beneficiaría con algunos estiramientos, elongaciones, actividad física…

No importa lo que sea, cómo te sientes será lo que finalmente te guiará a través de la transición al cambio y definirá los próximos pasos a dar.

2. Nutre tu cuerpo y también tu espíritu!

Y en esto, no me refiero sólo a los alimentos. Si la comida o la necesidad de alimentos saludables es donde sientes la necesidad de intervenir, no hay problema. Pero hay otras maneras de alimentarte también.

Asoléate! Movilízate! ya sea mediante la práctica de un yoga suave como el Hatha Yoga, nadar, cycling o sencillamente dar caminatas saludables. Puede ser con música suave, o simplemente fluir en ese instante. Flores frescas en casa, plantas, o gotas de aceite esencial en la ducha o en el baño son otra dulce manera de alimentarte a ti mismo.

3. Prepara tu mente con el descanso y la relajación

Es reconocida la importancia de dormir en tiempo y forma (calidad del sueño), no obstante en esa transición al sueño profundo es clave la previa de relajarte. La lectura de libros, en distintos y diversos temas, p.e. los espirituales, también pueden tener un efecto calmante en épocas de crisis, al igual que artículos o audios de meditación guiados también son muy relajantes al momento de conciliar el sueño. El trabajo corporal con movimientos lentos (como el yoga o el tai-chi) también pueden jugar un importante papel en tu camino a descansar en medio de grandes cambios que estés viviendo.

4. Utiliza el pensamiento y la acción sistémicos para apoyarte en los cambios!

Refuerza tus afectos. Ameniza con tus amistades. Apóyate en tu familia. Abraza a tu mascota! Utiliza tu inteligencia social! Has generado vínculos sociales de calidad durante muchos años de vida, acude a ellos. La gente y los animales que amas. Ellos están allí para ti y te pueden ayudar en la transición en “tiempos de cólera”.

Ahora más que nunca es el momento de acudir a ellos: habla con alguien de tu confianza, con un coach, con un amigo/a ya sea de modo personal, o por teléfono, o por medio del chat en Facebook, por qué no? Las personas –incluso aquellas que te aman- no siempre saben lo que necesitas hasta que tu lo pides.

5. Permítete aceptar el cambio

El cambio es la única constante. Decía un Gran Líder y Ex Jefe mío “Nada es inmutable, excepto la inmutabilidad del cambio. Nada de lo realizado en el pasado asegura el futuro”. Por supuesto que a todos nos gusta saber qué esperar, y ser capaz de anticiparnos a los cambios –ya sea para mejor o para peor-. Por desgracia, eso generalmente no es posible. Es natural la resistencia al cambio. Nos gusta estar cómodos y saber qué esperar…

La clave del cambio es la Declaración de Aceptación. Una vez aceptadas las nuevas circunstancias, se puede evaluar con mayor claridad cómo seguir –de acuerdo al camino elegido-, en servicio a la comunidad, a tu familia y a ti mismo.

Éxitos en tus cambios y a disfrutar la Plenitud!!!

Por Maricé Espínola.

https://www.facebook.com/AGORA.ECO

1 Comment
  • La importancia de la capacitación y el desarrollo de las personas en la organización | Àgora Consultora E.C.O.
    Posted at 22:56h, 21 enero Responder

    […] Las emociones, el estado de ánimo, las conversaciones influyen sobre nuestras relaciones interpersonales, por no decir que las determinan. ¿Cómo poder ser un buen líder, cómo lograr buenas y productivas relaciones con nuestro equipo de trabajo y con el cliente si no tenemos buenas relaciones interpersonales? Goleman describe cinco esferas de la inteligencia emocional: conocer las propias emociones, manejar las emociones, la automotivación, la capacidad de reconocer las emociones en los demás y el manejo de las relaciones. “El arte de las relaciones es, en gran medida, la habilidad de manejar las emociones de los demás. La competencia y las habilidades específicas que esto supone, son las habilidades que rodean la popularidad, el liderazgo y la eficacia interpersonal”. (sugiero leer también: ¿Qué está cambiando en Tu Vida, Ahora mismo?) […]

Post A Comment