Ágora Consultora ECO | La ergonomía, los factores psicosociales y el bienestar organizacional
1315
post-template-default,single,single-post,postid-1315,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

La ergonomía, los factores psicosociales y el bienestar organizacional

La ergonomía, los factores psicosociales y el bienestar organizacional

A menudo, las exigencias, características del trabajo y aspectos organizativos no se corresponden con las capacidades, necesidades y expectativas del trabajador, aspecto muy mentado en la nueva versión ISO 45001:2018 recientemente publicada.

Es por ello que dentro del análisis ergonómico de los puestos de trabajo se hace necesario incorporar también el estudio de factores psicosociales causantes de estos efectos adversos: como la falta formación, falta de autonomía, monotonía en el trabajo, excesiva responsabilidad, ritmos de trabajo, falta de motivación, entre otros factores conocidos y reconocidos como parte del análisis de “causas básicas” según el modelo de causalidad de pérdidas de Frank Bird.

El trabajo moderno requiere cada vez menos esfuerzo físico y más tratamiento de la información. Como consecuencia de todo ello, el estudio de la carga mental de trabajo cada vez adquiere una mayor relevancia.

Si nos centramos en la carga mental, las exigencias de la tarea están en función, fundamentalmente, de la carga informativa que maneja puntualmente el puesto de trabajo. Dichas exigencias de la tarea, cuando se trata de trabajos eminentemente mentales o intelectuales, están determinadas por los siguientes factores[1]:

  • Contenido del trabajo.
  • Condiciones ambientales.
  • Factores psicosociales y de organización.
  • Acondicionamiento físico del puesto.

El contenido del trabajo hace referencia a las exigencias de la tarea propiamente dichas, que dependen fundamentalmente de la información que el trabajador maneja en su puesto de trabajo, la que recibe y a la que debe dar respuesta. El contenido de trabajo está intrínsecamente relacionado con la descripción y perfiles de puesto. De allí que una adecuada revisión del contenido del puesto es estratégica para la prevención del estrés mental.

Las condiciones ambientales hacen referencia a factores como el ruido, las vibraciones, la iluminación, la temperatura, etc., del entorno de trabajo. Como es sabido es fundamental contemplar estos factores como determinantes de la carga mental de trabajo, pero fundamentalmente desde un punto de vista ergonómico, ya que inciden directamente en la accidentología y/o enfermedades profesionales a los cuales el colaborador se ve expuesto. Además, que estas variables se encuentren fuera de parámetros legales pueden generar un efecto inmediato de incomodidad en los trabajadores expuestos produciendo distracciones, dificultades de concentración, etc.

Los factores psicosociales y de organización están relacionados con la organización del tiempo de trabajo, como el ritmo de trabajo, la duración de la jornada o el número, la duración y la distribución de las pausas que ejercen una influencia fundamental sobre la carga mental de trabajo. En Bienestar social y salud: claves para la óptima gestión organizacional subrayábamos la importancia de “de realizar las pausas saludables o pequeños recreos (de 10 a 15′) durante la jornada laboral a una frecuencia estimada de entre los 90 a 120 minutos de trabajo continuo”. En Yoga para empresas compartimos diversas opciones posturales (asanas) de hatha yoga fáciles de incorporar al día a día laboral y que colaboran en este aspecto.

Finalmente, en lo relativo al acondicionamiento físico del puesto, hablamos de factores como la tipología, geometría y disposición del mobiliario, el grado de comodidad e incomodidad que suponen para el trabajador, es decir la forma y soporte de la información y operatividad relacionada con la estación de trabajo.

En Claves del liderazgo en seguridad hacíamos hincapié en que “una organización frente a la seguridad y a la prevención debe considerar no sólo los recursos materiales, sino de manera especial, la capacitación permanente de los trabajadores y su motivación”.

Propendiendo al bienestar puntual del colaborador y general del personal dentro de una organización, tan importante es identificar los factores estresores del ambiente laboral físico cuanto psicosocial, como así también una vez analizados a partir de una metodología reconocida asociada, capacitar y formar al personal en estas cuestiones. En La importancia de la capacitación y el desarrollo de las personas en la organización afirmábamos que “Un colaborador que recibe la formación necesaria es mayormente capaz de realizar su trabajo. (…). La formación continua también mantiene a los colaboradores a la vanguardia de los desarrollos de la industria. Colaboradores competentes con la flexibilidad de adaptarse a los estándares cambiantes de la industria ayudan a la empresa a mantener una posición de liderazgo y alta competencia dentro de la industria, del mercado.

Finalmente, el éxito de una organización es función de las personas que la conforman, no existe organización sin personas.

“El talento determina lo que una persona puede hacer. La motivación determina cuánto está dispuesto a hacer. La actitud determina cuán bien lo hace”, y el ambiente laboral y psicosocial facilitan y/o cohíben el desarrollo de las personas y de allí indirectamente de las organizaciones.

En ÁGORA E.C.O. contamos con personal capacitado y experiencia en el desarrollo de estudios ergonómicos, aplicables a cualquier actividad laboral.

Por Maricé Espínola.

https://www.facebook.com/AGORA.ECO

[1] http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/FICHAS%20DE%20PUBLICACIONES/FONDO%20HISTORICO/DOCUMENTOS%20DIVULGATIVOS/DocDivulgativos/Psicosociologia/La%20carga%20de%20trabajo%20mental/carga%20mental.pdf

No Comments

Post A Comment