Ágora Consultora ECO | Cuando cambias la manera de ver las cosas, las cosas que miras cambian
730
post-template-default,single,single-post,postid-730,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Cuando cambias la manera de ver las cosas, las cosas que miras cambian

Cuando cambias la manera de ver las cosas, las cosas que miras cambian

Buda se centró -en gran medida- en los procesos de pensamiento. Su objetivo principal era nuestra mente y el arte del pensar. La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son realmente más poderosos que la química.

Buda decía que el Karma se inicia con la forma de pensar que luego se traduce en nuestra forma de actuar y viceversa: no sólo actuamos de acuerdo a como somos, también somos de acuerdo a como actuamos. La acción genera ser, uno deviene de acuerdo a lo que hace. Cualquier persona que se centra en lo “negativo” es más propensa a accionar negativamente y tener una vida consecuente. Del mismo modo, si uno elige centrarse y esforzarse en lo positivo, tu vida puede llegar a ser tan positiva más allá de tu imaginación, en círculo virtuoso.

Te preguntarás, cómo puede suceder esto? bueno, no es fácil para ninguno de nosotros erradicar completamente el pensamiento negativo, de hecho quizás este tipo de pensamientos es natural y siempre estará presente. Sin embargo, la cuestión es identificarlos a partir de la auto-observación mientras comenzamos a trabajar en ellos. Recuerda que los pensamientos negativos favorecen el drenaje de nuestra energía vital («¿Nuestros pensamientos influyen en nuestra salud?«). Hemos de ser capaces de distinguir entre lo que “es” el objeto de observación y el juicio personal que cada uno tenemos de dicho objeto.

Estudios recientes demuestran que la negatividad cuenta con las mismas propiedades funcionales que las adicciones. Al estrés se lo considera una de las causas principales de la negatividad. El estrés crónico o excesivo crea una sensación de agobio. Cuando las personas se sienten abrumadas pueden despertar lo que se llama el «vacío existencial», síndrome donde la gente piensa, se comporta, y cree que son incapaces de satisfacer las demandas comunes de la vida. A medida que ese estrés se intensifica, esos sentimientos de insuficiencia comienzan a expandirse, mientras que la positividad comienza a decaer para finalmente desencadenar la depresión. No vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos. Decía Tim Gallaway “Todos jugamos en la arena externa nuestro juego interno”.

Te propongo probar estos 6 pasos para ‘polarizar’ la negatividad:

  • Comienza a tomar el control de tu cerebro: tu mente es muy poderosa. Tú eliges estar en positivo o en negativo. Es momento de decidir lo que quieres ser y lograr.
  • Escribe un listado de cosas de las cuales te sientas agradecido. Enumera un listado de cosas que deseas cumplir o alcanzar su proceso durante este año e incluso en un horizonte de 5 a 10 años!
  • Pon un STOP al lenguaje y a las conversaciones negativas. Recuerda que somos seres lingüísticos. No hay lugar fuera del lenguaje desde donde podamos observar nuestra existencia. Decídete a creer en ti. Encuentra la auto-motivación a partir de lo que te da placer hacer en tu vida.
  • Encuentra tu fuente de inspiración, ponte mentas y objetivos de acción, y comienza YA!
  • Reúnete y júntante con gente que sea positiva, su “vibra” te energizará a ti también en positivo.
  • Disfruta de cada pequeño momento de la vida. Ya sea con amigos, colegas en la oficina o la familia en tu hogar. Recuerda: «cambia tu cerebro, cambia tu vida«.

Finalmente, me gustaría citar un pensamiento de un Alma Grande, Mahatma Gandhi.

Cuida tus pensamientos… se convierten en palabras.
Cuida tus palabras… se convierten en acciones.
Cuida tus acciones… se convierten en hábitos.
Cuida tus hábitos… se convierten en tu destino.

Por Maricé Espínola Méndez

https://www.facebook.com/AGORA.ECO

No Comments

Post A Comment