Ágora Consultora ECO | Claves del liderazgo en seguridad
826
post-template-default,single,single-post,postid-826,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Claves del liderazgo en seguridad

Claves del liderazgo en seguridad

Un buen líder es proactivo. Incentiva a quien está bajo su mando para que gane en autonomía y que, al igual que él, pueda desarrollar su trabajo con proactividad.

¿Cómo ser un buen líder? ¿Qué características debe contar un líder en salud y seguridad? Un líder no nace, se hace. Sin embargo, desarrollar el liderazgo en el ámbito de la seguridad y salud ocupacional implica mejorar la productividad y permitir involucrar a los trabajadores como verdaderos protagonistas de su propia seguridad.

Ejercitar el liderazgo con los trabajadores en materia de seguridad y la salud en el trabajo es un aspecto que con frecuencia implica resistencias y conductas poco adecuadas en materia de prevención. Por ello, se transforma en un verdadero desafío para aquel que quiera adquirir elementos claves para conducir a los trabajadores y lograr en ellos un cambio alineado a la cultura de la seguridad.

Una organización frente a la seguridad y a la prevención debe considerar no sólo los recursos materiales, sino de manera especial, la capacitación permanente de los trabajadores y su motivación.

En términos de seguridad, la idea es que el líder se focalice sobre qué cuestiones comúnmente se cree que no se puede hacer nada y actuar de manera creativa para revertir esa posición. De este modo, el líder dejará de actuar reactivamente frente a los sucesos, para accionar pro-activamente. Podrá tomar la iniciativa y enfocar sus esfuerzos para intervenir sobre las dos cuestiones básicas que producen un accidente:

I)   Las Condiciones inseguras.
II)  Las Conductas inseguras.

Refiriéndonos a las primeras, son aquellas cuestiones más estructurales que provienen de las organizaciones (estado de instalaciones, presupuesto, política de seguridad, objetivos, etc.), mientras que las segundas se derivan de cuestiones propias de los individuos (estado emocional del equipo, excesivo nivel de confianza por los años de experiencia en la tarea, nivel de preparación técnica dada, capacitaciones tomadas, concentración en la tarea, grado de motivación existente, etc.).

En este punto cobra vital importancia la necesidad de revisar y reciclar en forma permanente los hábitos, costumbres y prácticas instauradas, que probablemente, el paso del tiempo los transformó en cuestiones dadas e intocables. Resulta llamativo que se conserven por largos períodos procedimientos y normas, que nada suman en la actualidad a la tarea y a la seguridad de las personas. [1]

El líder debe someter a prueba estos procesos, en conjunto con su equipo de trabajo y con las áreas estratégicas de la compañía. Cuando hablábamos de cultura de la seguridad afirmábamos que no es posible introducir cambios en una organización, en especial si se trata de comportamientos humanos, si no existe el clima adecuado que motive el compromiso y la participación. Esto implica una cultura positiva en pos de la cultura de la seguridad, y en el proceso de diseño e implementación de este ambiente el líder es clave.

De este modo, para entrenar al líder es elemental contar con herramientas precisas que puedan transmitir y estimular la práctica permanente de acciones seguras y que garanticen no sólo el logro de una apertura por parte de los trabajadores para incorporar las medidas más convenientes para prevenir incidentes y accidentes, sino el empowerment necesario para construir un circuito virtuoso en este sentido.

El papel de un buen líder en seguridad es ofrecer orientación estratégica para la gestión de la seguridad y la salud en la organización, motivar al personal para que actúe con eficacia en las tareas para reducir riesgos y enriquecer la visión preventiva de la organización y de su personal. En materia de seguridad y salud laboral esta característica cobra mayor importancia debido a que en sus tareas el trabajador puede encontrarse frente a contingencias que implican su integridad o la de sus compañeros de manera que poder decidir qué acción tomar, es decir, gestionar la seguridad a partir de la estrategia propuesta desde el  líder  es  central para garantizar y mejorar las prácticas seguras.

Las constantes reuniones e intercambios del líder con su gente también es otro punto favorable. En este caso es éste el que, una vez más, desde una conducta pro-activa decidirá el momento justo para convocar a los trabajadores y relevar sus inquietudes. En este contexto el coaching es un catalizador de proyectos organizacionales y son los líderes los expertos en gestionar estos cambios clave y catalizadores de mudanzas a nivel holístico y particularmente organizacional.

Un buen líder sabe escuchar y actuar en consecuencia, alineado a las necesidades de quienes dependen de él. Esto además implica un trabajo en equipo, otra característica del buen líder; trabajando interdisciplinariamente  con  los  otros  actores  de  la  organización  para  diseñar  las estrategias de seguridad. 

En la mayoría de los casos el líder en este ámbito es quien participa no sólo de la estrategia sino que además coordina la gestión de la misma ya que el liderazgo de la seguridad recae en mayor medida en los mandos medios. En ese sentido una cualidad básica que todo líder efectivo debe ser capaz de desarrollar es ser un equilibrista o malabarista. Dado  el  lugar  clave  que  ocupa  dentro  de  la  organización,  se constituye  como  un  punto  de encuentro entre la dirección y las áreas operativas, los objetivos estratégicos y el bienestar físico y mental de sus colaboradores.

El líder tiene que ser capaz de desarrollar una cintura emocional, entendida como la distancia justa para entablar una relación interpersonal exitosa con el grupo de trabajo.

El líder debe regular un equilibrio adecuado, a fin de ponerse en el lugar de los colaboradores sin perder la objetividad requerida para desempeñar exitosamente su rol. Debe trabajar para construir una tercera posición que lo separe de extremos como la simpatía o la apatía, y que evite vínculos de amiguismos o de opositores. Esta postura resulta más efectiva y próspera, en la medida en que conjuga de forma armónica el contenido y lo relacional.

En efecto, es conveniente que el desarrollo de esta cintura emocional le permita transformarse en un líder empático, capaz de escuchar activamente y atender a los requerimientos de sus colaboradores, al tiempo de velar por el cumplimiento de los objetivos estratégicos del equipo.

En  «sobre la necesidad de realizar proyectos innovadores relacionados con la organización y gestión de sistemas de prevención de riesgos derivados del trabajo» se consideraba que el buen desarrollo y puesta en marcha de la Prevención de Riesgos Laborales encierra una gran complejidad que sólo puede abordarse con conocimientos multidisciplinares por todos los matices que encierra, pero que requiere, a su vez, de acciones interdisciplinares que eviten una visión parcial y fragmentada de cada uno de los factores que engloban la prevención.

De este modo, el líder o los líderes son referenciados como diseñadores malabaristas, capaces de integrar y conjugar lo cuantitativo y lo cualitativo, la rentabilidad y el trabajo en equipo, los resultados y el clima laboral. En otras palabras, la producción y la seguridad, entendidas como un único proceso, para lo cual debe establecer en sus comunicaciones un equilibrio entre el contenido y lo relacional, el texto y el contexto, el lenguaje verbal y no verbal, el qué dice y cómo lo dice. Balance primordial para preservar el contrato psicológico presente en el equipo y los vínculos generados entre sus miembros.

Y cerrando este blog cito nuevamente un frase de mi colega Hugo A. Reyes “la seguridad no tiene precio, sino un valor: la vida”. El liderazgo es una tarea, no un puesto. El secreto del triunfo empresarial es conectar con el corazón de las personas, manteniendo la conexión a tierra en materia de salud y seguridad.

Por Maricé Espínola Méndez.

https://www.facebook.com/AGORA.ECO


Fuentes

[1] Trabajar con calidad es una elección estratégica

“Liderazgo de los directivos”, Agencia europea para la Seguridad y la Salud en el trabajo.https://osha.europa.eu/es/topics/management-leadership/index_html

Una nueva corriente en Seguridad y Salud Ocupacional”Grupo Sancor Seguros https://www.gruposancorseguros.com/web/es/nueva_corriente_en_seguridad_y_salud_ocupacional.aspx.

2 Comments

Post A Comment