Ágora Consultora ECO | Las tres rejas
551
page-template-default,page,page-id-551,page-child,parent-pageid-388,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Las tres rejas

El joven discípulo de un filósofo sabio llegó a casa de este y le dijo:

– Maestro, un amigo suyo estuvo hablando de usted con malevolencia.

– ¡Espera! -lo interrumpió el filósofo-. ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?

– ¿Las tres rejas?

– Sí. La primera es la reja de la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?

– No; lo oí comentar a unos vecinos.

– Entonces al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Esto que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?

– No, en realidad no. Al contrario…

– ¡Vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?

– A decir verdad, no.

– Entonces -dijo el sabio sonriendo-, si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido.

 

Moraleja: Nuestros juicios e interpretaciones hablan más de la persona que los emite que de quien es juzgado…

 

Autor Anónimo.