Ágora Consultora ECO | 3 cosas que aprendí de visitar Nueva York
1233
post-template-default,single,single-post,postid-1233,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

3 cosas que aprendí de visitar Nueva York

3 cosas que aprendí de visitar Nueva York

La ciudad de Nueva York tiene una gran reputación por una serie de cosas, y siendo uno de los lugares más “reveladores” en el mundo, no lo es por casualidad! Nueva York es la meca de la aventura en una jungla de cemento, y creo que quien la haya conocido alguna vez seguramente no la va a olvidar…

Nueva York es única, acelerada, la ciudad que nunca duerme…

Mi primera impresión de Nueva York fue la que pensé que sería. Un real dejá vú! Montamos en el bus hop on hop un día nublado de comienzos de otoño en Nueva York. Estaba más que emocionada. Allí estábamos con mi madre, Martha a sus 76 años y una amiga, Marcela. Un trío dinámico «orientado» después de 365 días de organización!

Mi primera visita a Nueva York se inspiró con todas las películas y en todos los programas de televisión y todas las escenas cliché que te puedas imaginar. No me importaba, quería hacerlo todo y más! quería sentir que pertenecía y que puedo ser uno de ellos, ya sabés, de los neoyorquinos…

Nuestro viaje «planificado» era en realidad conocer tanto cuanto nos fuera posible en los cuatro días disponibles en la ciudad, ver algunos museos, recorrer las famosas calles de New York y por supuesto conocer la tan famosa Estatua de la Libertad, símbolo emblemático de tantos inmigrantes que la vieron como sueño de libertad.

Nuestro itinerario estaba organizado en una planilla de excel impresa, con direcciones, cupones y entradas pre-impresas, programado sobre la base de ideas sobre las cosas que queríamos hacer junto a una amiga y con mi madre; no obstante el plan real no era tener un plan sino más bien estar abiertas a la aventura! (y sin duda una lección que aprendí es que este tipo de itinerario pre-programado no es tan práctico a veces, pero aún así es muy divertido! por esa ilusión previa que involucra.)

Bien, entonces me pregunté ¿qué aprendí paseando por las calles de Nueva York?

  1. A veces, la vida es realmente igual que en las fotos!

Alguien alguna vez me dijo que yo “encuentro que todo es fácil”. Bueno, ¿adivinen qué? Nueva York era exactamente lo que yo pensaba que iba a ser! aquí la vida es fácil, definitivamente todo fluye… de pie en la cima del Empire State Building y mirando al Central Park, Manhattan y hasta más lejos, estaba pensando que era exactamente lo que había imaginado y visto en fotos!

DSC_0753Era un día nublado y algo ventoso, decenas de turistas a mi alrededor hablaban en tantos idiomas que puedas imaginar y todos buscaban los mejores sitios para retractar esos momentos únicos e irrepetibles. Era ruidoso y alborotado. Yo estaba allí. Finalmente estaba allí y todo era exactamente como imaginé que sería!

Es increíble sentir que allí había estado. Seguramente un dejá vú de ilusión. Sinceramente creo en el poder de visualizar nuestros sueños y metas, facilita alcanzar y concretar nuestros sueños, es como una “buena vibra” que te abre caminos…. Está claro que es importante trabajar duro para alcanzar tus metas, pero es necesario una visión de tu futuro que sea tan atractiva, fuerte y cautivadora para alentarte y alertarte a seguir jugando más allá y hacer que suceda lo que querés que suceda.

  1. Nada es perfecto y la vida tampoco es “perfecta”, aunque siempre se puede!

Recuerdo el momento cuando estaba de pie en la parte superior del edificio Rockefeller, el Top of the Rock, al ver la ciudad en su magnitud mi corazón latía como loco y me decía a mí misma «esto es real». Este punto de vista es real. Estoy realmente, realmente aquí!

DSC_0884

Y sólo un año o dos atrás todo parecía como algo muy lejano, algo que puede o no puede suceder a veces en el futuro. Lo mismo va para todas nuestras aspiraciones y metas de vida. Si son lo suficientemente grandes como deben ser, quizás parecen distantes e incluso a veces imposibles… pero una vez que te das cuenta de lo mucho que has logrado hasta ese punto, el resto viene por añadidura. Poder facilitar a mi madre este viaje fue, es y será maravillosamente único!

  1. La emblemática Estatua de la Libertad…

Símbolo de libertad y democracia para todo el mundo. No me voy a meter en cuestiones políticas, me quedo con la esencia: la Libertad que simboliza.

DSC_0933

Además de los valores que representa originalmente, esta estatua simboliza la esperanza de miles de personas de todo el mundo que llegaron a este lugar en busca de nuevos horizontes y oportunidades de vida a finales del siglo XIX y a principios del siglo XX.

Mi Madre. Para mí, la libertad de Sentir estar Viva, Ser Libre, Ser Independiente y Tomar decisiones.

Si estás haciendo una lista de lugares a visitar, Nueva York debe estar ahí! ¡sin excepción!

DSC07959

El mundo tiene mucho que ofrecer y hay muchas joyas ocultas en cada país y tal vez incluso hay experiencias que afectarán tu vida de muchas otras maneras, uno simplemente ha de fluir… de experimentar la energía única de ese lugar, de cada lugar y hasta sufrir -por qué no- las inclemencias del tiempo: la lluvia y el frío! al fin y al cabo, qué mejor que conocer una ciudad sino desde su más profunda naturaleza?

Sólo me resta decir algo: Nueva York, hasta la próxima!

Por Maricé Espínola

https://www.facebook.com/AGORA.ECO

No Comments

Post A Comment